Hace unos dias tuve el gusto de conocer el país de Chile, tuve un viaje de una semana a la ciudad de TEMUCO, y de ahi me toco visitar algunos lugares muy interesantes y bonitos que ya les contare en algun otro post,  pero hoy quiero contarles una leyenda mapuche, la leyenda de Amancay, la cual me contó uno de los guias en uno de los trayectos de una excelente visita de campo.

Los mapuches (del autónimo mapuche) o araucanos (nombre dado por los españoles a los indígenas que habitaban región histórica de Araucania o Arauco) son un pueblo amerindio que habita principalmente en el sur de Chile y Argentina.

Amancay, la leyenda

La leyenda cuneta que Quintral, el hijo del cacique de la tribu, era admirado y amado por una chica que era de otra tribu y los pueblos estaban peleados a muerte ella se llamaba Amancay, mas ella no le era indiferente a Quintral. Muy por el contrario, él también estaba enamorado de ella pero sabia que su amor no seria aceptado por las tribus.

Un dia una epidemia no tardó en extenderse y Quintral cayó gravemente enfermó, este  empeoraba cada vez más, y en medio del delirio y la fiebre no dejaba de pronunciar el nombre de su amada Amancay.

Mientras tanto, Amancay había consultado a una Machi para que la ayudara a encontrar una cura para su amado Quintral. La anciana le reveló que la única forma de salvar al joven era prepararle una infusión con una flor amarilla que crecía en la cumbre del Ten-Ten Mahuida, y Amancay no dudó en ir en su busca.

Aracucaria

Tan pronto como Amancay arrancó la delicada flor, un ave gigante  descendió y le reclamo el robo de una de la flor,  a pesar de que la joven pidió disculpas y explicó la situación en la que se encontraba Quintral, el imponente ser no quiso escuchar razones. Al ver que las lagrimas brotaban de los ojos de la muchacha, el cóndor le propuso entregarle la flor a cambio de que ella le diera su propio corazón. Amancay no dudó. Después de todo, ¿de qué le serviría su corazón si no tenía a nadie a quien amar?

La joven le entrego su corazon al ave y esta voló con este sostenido entre sus garras el Corazon y la flor amarilla y en su vuelo salpico la flor a manera que se le dibujaron lagrimas rojas dentro de sus pétalos, y desde entonces esta flor crece con como una flor amarilla con gotas rojas como un simbolo de amor incondicional.

Se dice entonces que, quien regala una flor de Amancay no solo te entrega una flor, tambien te entrega su corazón.

Espero les haya gustado la leyenda y la hay acontado bien,.