Este fin de semana guadalajara tuvo la visita de un par de amigos mios, muy queridos y estimados, ya alguna vez les habia hablado de ellos son Oriel y Alma, saben después de muchos post sobre estados en busca de respuestas en lo oscuro y la luz en la noche, criticar a la religion a los politicos y convertirme en realidad ultimamente en un pitufo gruñon descubri algo, me reencontre con el yo interno que toca la guitarra y canta como hacia mucho no lo hacia, cantando canciones viejas y olvidando las letras pero , con todo el corazón y lo que me queda de voz hasta que la luna sonria.

Por un momento me perdi entre las letras de Silvio, de Delgadillo y una que otra cancion roquera de los 80’s, pero mas que nada me quiero remontar al hecho de es verdad que los mejores momentos son tan subitos y repentinos que quizas eso sea lo especial de todo esto, medito pensando que la vida es asi.. subita y repentina, mis dedos duelen pero creo que logre sacar por un momento a ese Paco, Pancho, Aureliano, Bro.. que esta desgarrandose desde dentro esperando el momento de salir  conquistar su propio mundo. ” cuanto hay por dar y ofrecer con simplemente una guitarra y una voz mal afinada, y no puedo dejar de sentir que perdi mi camino”.

 

 

 

Share This