Una de mis series preferidas de estos días es BIG BANG THEORY.. si es porque soy un ñoño peligroso, pero eso me viene valiendo sorbete.. en el ultimo capitulo de la primera temporada de esta serie hablan de El  Gato de Schrödinger,  lo cual en verdad me encanta la teoría tan criticada  que incluso  Stephen Hawkins ha dicho que cada vez que escucha hablar de ese gato  prefiere sacara la pistola, pero creo que en verdad es porque en muchas ocasiones nosotros jugamos el papel del gato con nosotros mismos,  o simplemente no sabemos si el gato esta vivo o muerto, y pasamos nuestra vida suponiendo sin abrir la caja.. quizás  pueda parecer medio filosófico pero para mi es aplicable a muchas situaciones de la vida y no solo de los gatos.

He aqui de wikipedia la explicacion:

Gato de Schrödinger.

El experimento del gato de Schrödinger o paradoja de Schrödinger es un experimento imaginario, concebido en 1935 por el físico Erwin Schrödinger para exponer uno de los aspectos más extraños, a priori, de la mecánica cuántica.

Schrödinger nos propone que supongamos un sistema formado por una
caja cerrada y opaca que contiene un gato, una botella de gas venenoso,
una partícula
radiactiva con un 50% de probabilidades de desintegrarse en un tiempo
dado y un dispositivo tal que, si la partícula se desintegra, se rompe
la botella y el gato muere.

Al depender todo el sistema del estado final de un único átomo que actúa según las leyes de la mecánica cuántica, tanto la partícula como la vida del gato estarán sometidos a ellas. De acuerdo a dichas leyes, el sistema gato-dispositivo no puede separarse en sus componentes originales (gato y dispositivo) a menos que se haga una medición sobre el sistema. El sistema gato-dispositivo está en un “estado entrelazado”, entangled state, en inglés.

Siguiendo la interpretación de Copenhague, mientras no abramos la caja, el sistema, descrito por una función de onda, tiene aspectos de un gato vivo y aspectos de un gato muerto, por tanto, sólo podemos predicar sobre la potencialidad del estado final del gato y nada del propio gato. En el momento en que abramos la caja, la sola acción de observar modifica el estado del sistema tal que ahora observamos un gato vivo o un gato muerto. Esto se debe a una propiedad física llamada superposición cuántica que explica que el comportamiento de las partículas a nivel subatómico no puede ser determinado por una regla estricta que defina su función de onda. La física cuántica postula que es posible calcular la trayectoria o la posición de una partícula, pero no los dos factores de manera simultanea; por consiguiente la pregunta sobre la vida del gato sólo puede responderse probabilísticamente.