Hace unos dias festejamos que Jimi Hendrix hubiera cumplido años y si en 1942 este genio de la guitarra esta llorando en este mundo, parece que el tiempo pasa muy rapido pero los grandes son y seran siempre los grandes y a pesar de las nuevas generaciones, técnicas y racismos debemos aceptar que el músico que le dio a la guitarra el sentido mas excitante de un rockero fue Hedrix.

Hendix

Hendix

Asi como alguna vez les conte le historia de Robert Johnson y la leyenda de el cruce de caminos, no quisiera contarles otra leyenda aun no comprobada o de la cual debo decir yo no tengo una fuente confiable, por lo que llamare esto como una leyenda del gran Jimmy, recuerdan la banda que usaba en la cabeza, pues dice la leyenda que antes de un concierto se ponia acido en la cabeza y se lo tapaba con la banda, aunque algunos dicen que en realidad se inyectaba la heroina en la cabeza y con esa banda se tapaba las marcas y no se veia si llegara a sangrar.

Pero existen muchas mas leyendas de Jimmy que si tienen mas soporte aqui les dejo algunas.

A mediados de 1960, Chas Chandler, por entonces ex bajista de la banda británica “The Animals”, se había convertido en representante de artistas. Una noche llegó a un club de Nueva York llamado “Wha!”, donde oiría al que sería uno de sus máximos representados: Jimi Hendrix. Lo escuchó tocando un cover del tema “Hey Joe” que lo dejó tan impresionado que, al poco tiempo, lo estaba llevando consigo a Londres bajo una condición impuesta previamente: “Si voy, me presentas a Jeff Beck y Eric Clapton. El jovencísimo guitarrista no imaginaría que no pasaría mucho para que no solo conozca a dos de sus referentes musicales, sino que humille públicamente al último de los aquí mencionados. Cuenta la historia que Hendix llegó a un concierto de Cream y solicitó ante todos los presentes improvisar con Clapton, quien era considerado un dios de la guitarra. “¿Quién podría ser tan osado para hacer eso? Por lo que yo recuerdo enchufó su guitarra a mi amplificador y tocó una versión de “Killing Floor”. Un blues, por supuesto. Prácticamente hacía lo que se le daba la gana. La primera vez que vi a Eric pensé que era un maestro de la guitarra. Pero Eric era un guitarrista, Jimi era una especie de fuerza de la naturaleza”, recordó Jack Bruce, bajista de Cream, sobre lo ocurrido esa noche. “Eric tenía las manos sobre la guitarra y simplemente las dejó caer, se quedó mirando a Jimi y se fue del escenario. Fui detrás de él y vi que estaba sentado, intentando encender un cigarrillo, las manos le temblaban y me dijo: “¿Realmente es así de bueno?“”, contó también en su momento Chas Chandler. El rumor empezaría a correr por Inglaterra: un hombre había retado a Eric Clapton y había acabado con él, había matado al dios de la guitarra.
Pero el virtuosismo de Jimi Hendrix no ha sido el único foco de atención. Su vida personal y, sobre todo sus excesos con las sustancias alucinógenas, ha dado paso a más de una leyenda. El día de su muerte, por ejemplo, nacieron varios mitos para justificar su temprana partida. Uno de ellos, el más loco y quizá por ello el más mediático, aseguraba que la causa fue que, a falta de heroína, el músico se había inyectado mostaza. Los exámenes forenses, sin embargo, determinarían que Hendrix, quien había asistido a una fiesta, murió por una ingesta excesiva de somníferos y alcohol que provocaron que el guitarrista se ahogase en su propio vómito.
El temperamento del músico también sería protagonista de divertidas anécdotas. El 4 de enero de 1969, The Jimi Hendrix Experience, la banda que integraba el guitarrista con Noel Redding en el bajo y Mitch Mitchel en la batería, participó de un especial de televisión de la cadena BBC, cuya presentadora era la cantante Lulu, una especie de Miley Cyrus de la época que, además, estaba casada con Maurice Gibb, uno de los Bee Gees. La banda tenía programado tocar dos canciones en vivo: “Voodoo Child” y “Hey Joe”; sin embargo la cantante, que tenía fama de engreída y quisquillosa, anunció que se realizaría un tercer tema en su compañía: una versión de una balada pop llamada “To Sir With Love”. Los tres músicos se mostraron completamente en desacuerdo con la versión, pero ante la determinación de Lulu, Hendrix optó por aprovecharse de que se trataba de una transmisión en vivo y se portó un poco mal con ella enfrente de todos: luego de interrumpirla con un estridente acople de guitarra mientras hablaba para las cámaras, el músico se adelantó al trío propuesto por Lulu y tocó el cover “Sunshine of Your Love”, de Cream, tras emitir el siguiente mensaje: “Nos gustaría dejar de tocar esta basura y dedicar una canción a Cream, estén en el grupo que estén. Dedicamos esto a Eric Clapton, Ginger Baker y Jack Bruce”. La osadía hizo que Hendrix fuera vetado por la BBC hasta el día en que se anunció su muerte en la televisión.
Y ya que hablamos de leyendas que implican a otros músicos célebres. En marzo del 68, Jimi Hendrix y Jim Morrison, el mítico vocalista de The Doors, coincidieron en un mismo escenario. El guitarrista se presentaba con su banda en el Scene Club cuando Morrison, que se hallaba entre la concurrencia, subió al escenario para cantar con Hendrix. El intérprete de “Light My Fire” estaba tan ebrio que solo atinó a gemir y emitir improperios durante toda su presentación (como prueba un audio que quedó registrado en un disco llamado Woke Up This Morning and Found Myself Dead). Esa presentación terminaría en una gran pelea, producto de las palabrotas de Morrison. El músico sería expulsado por la seguridad del bar y a las afueras del lugar, Janis Joplin, quien guardaba gran simpatía por Hendrix y no mucha por Morrison, le lanzaría una botella en la cabeza.
Y cerramos este recuento con un estudio del psicólogo estadounidense Stephen Christman, quien intentaba explicar el porqué del virtuosismo de Hendrix. Según dijo el médico en un extenso informe publicado por The Guardian, el secreto de Jimi se basaba en su sistema neurológico y su capacidad para usar con la misma destreza las manos derecha e izquierda. “Esto le permitía integrar sus acciones, así como integrar las melodías y las letras de estas”, sentenció el doctor. Lo cierto es que, en vida, Hendrix, un dechado de humildad, jamás se preció de ser el mejor guitarrista del mundo. Cuando el presentador de televisión Dick Cavett se lo sugirió en una entrevista, Hendrix atinó a reírse, ruborizarse y decir: “Probablemente solo sea el mejor guitarrista sentado en esta silla”.

Lo mejor que le puede pasar en el arte es cuando un gran artista rinde un homenaje a otro gran artista – a continuación, dos mundos diferentes colisionar , la creación de un crossover que pone una sonrisa en los rostros de ambos, la música rock y los fans del cómic .

La serie Jimi Hendrix es una obra menos conocida de Moebius , pero aún así es bastante impresionante. En 1975 , Moebius creó la carpeta doble para la compilación francesa ” Jimi Hendrix / 1 Are You Experienced , Axis: Bold As Love ” . Una parte de la obra de Moebius también fue utilizado para la portada del ’95 recopilatorio ” Voodoo Soup”.

Algunas imagenes de Moebius con alusión a Jimi Hendrix

Si alguna vez hubo un guitarrista que redefinió este instrumento para cualquiera que haya tocado antes o después, sería Jimi Hendrix. Sus excepcionales habilidades creativas le ayudaron a alcanzar un nivel musical que nunca se ha duplicado, y en sus escasos cuatro años como una estrella de la música se estableció como una leyenda de la música sin igual. Sus actuaciones en el Festival Pop de Monterrey, que lo estableció como una estrella, y más tarde en Woodstock, fueron algunos de los más impresionantes en la historia de la música en vivo, y la historia recordará a Jimi Hendrix como uno de los más influyentes músicos aunque enigmáticos y misteriosos que jamás haya adornado el escenario.

Perdura el legado de Jimi Hendrix, y muchos siguen considerando que él es el guitarrista más singular que jamás haya existido. Su estado ha hecho millones de dólares después de su muerte, la mayoría de los cuales fue originalmente oculto de su padre por los administradores sin escrúpulos de los asuntos de Jimi. Al Hendrix y su familia finalmente se recuperó el legado de Jimi con la ayuda de Microsoft Allen co-fundador Paul Allen y con el tiempo llegaría a construir un museo llamado Jimi Hendrix el Experience Music Project, que es una importante atracción turística en Seattle, Washington. Hendrix es considerado por muchos como uno de los que más aportó en darle un giro a la música. Él le dio agresividad a lo que en ese entonces era “el Pop”, pues armado con su inmortal Fender Stratocaster, pudo sacar ruidos que hasta ese entonces no se conocían, haciendo chillar a su instrumento como si fuese un león que ruge en medio de la selva.

La carrera de Hendrix fue efímera y pasajera. A lo más duró cinco años, pero su legado se extiende hasta el día de hoy. Fue el ídolo de una generación.

Fuentes:

  • http://elcomercio.pe/luces/musica/cinco-leyendas-historias-torno-jimi-hendrix-noticia-1502130
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Jimi_Hendrix

 

Share This